Sábado 16 de febrero de 2019: Excursión a la ermita de Santa Magdalena (Bonés).

Reunidos en el pueblo de Arguis, 26 miembros de la Asociación hemos iniciado este recorrido en una fría mañana con el termómetro marcando bajo cero. Un grupo se ha dirigido hasta el mesón nuevo, en vehículos, para iniciar desde allí su caminata. El resto, dieciséis personas, hemos tomado la senda que desde el mismo pueblo de Arguis nos va a llevar hasta los llanos de Bonés. Después de cruzar la carretera que va a Nocito y Bara, la senda asciende con una pendiente significativa a la izquierda y por encima de dicha carretera, entre quejicos, encinas y bojes.

En esa senda hemos ido encontrando pequeñas manchas de nieve helada, pero nada nos hacía presagiar lo que íbamos a encontrar más adelante. Llegados a la cima y, después de almorzar al sol, el paisaje ha ido cambiando. La senda, con un descenso moderado, se abría paso entre un bosque de pinos silvestres y hayas. En la umbría de la cara norte de esta sierra la nieve helada se ha hecho mucho más presente, dificultando no poco nuestro caminar.

Al fin hemos alcanzado la pista que llegaba desde el túnel de la Manzanera y por donde caminaban los otros componentes del grupo, reuniéndonos todos en las praderas de Bonés, al resguardo de la ermita de Santa Magdalena, cuya construcción data de los siglos XVI al XVIII, y que hoy, desprovista de funciones religiosas, se ha convertido en un refugio. En esas praderas, un poco más al oeste, está la cabecera del Flumen.

El regreso lo hemos hecho por esa pista cubierta de nieve y hielo, tomando todas las precauciones para no caer, hasta el mesón nuevo. Desde allí, los que habíamos salido desde Arguis a pie, hemos tomado la antigua senda que desciende hasta el pueblo por la solana. Descenso agradable y sin contratiempos.

La medición total del recorrido más largo ha sido de 11,530 Kms., en algo más de 5 horas, con un desnivel total de 403 metros, llegando hasta los 1412 metros de altitud. A todos nos quedará el recuerdo de una agradable caminata en el mejor de los ambientes.

Juan Antonio Garcés